LUIS FERNANDO CRUZ RÍOS / CAMBIO

Representantes de los órganos Ejecutivo, Judicial y del Pacto de Unidad debaten desde ayer, en Cochabamba, alternativas viables que permitan la coordinación armónica entre la justicia ordinaria y la indígena originaria campesina.

En la comunidad de Piñari, del municipio de Quillacollo, del departamento de Cochabamba, el ministro de Justicia, Héctor Arce, inauguró la Cumbre Nacional de Justicia Indígena Originaria Campesina para delinear la convivencia pacífica y productiva entre esas dos instancias, conforme lo establece la Constitución Política del Estado.

En el acto participaron los ministros de Relaciones Exteriores, Fernando Huanacuni; de Gobierno, Carlos Romero; los presidentes del Tribunal Supremo de Justicia, José Antonio Revilla; del Tribunal Constitucional, Petronilo Flores; del Tribunal Agroambiental, Gregorio Aro; del Consejo de la Magistratura, Gonzalo Alcón, además de operadores de justicia, comandantes departamentales de la Policía Boliviana y del Pacto de Unidad.

El canciller Huanacuni expresó su complacencia por el evento porque permitirá establecer los mecanismos de respuesta a las necesidades de la población en el área de justicia.

?Su fuerza y su reflexión será importante para seguir dando pasos importantes, también en esta transformación del Estado-nación republicano, estructural, colonial al Estado Plurinacional, para volver a nuestro camino, a lo que somos nosotros?, aseguró el Canciller. En tanto que el ministro Arce dijo que el debate debe lograr la convivencia armónica, pacífica y productiva para beneficio de la población nacional.

?La Justicia Indígena Originaria Campesina es milenaria y preexistente a la justicia ordinaria. Tiene grandes valores que lamentablemente han pretendido ser desfigurados en las últimas décadas y que ahora tienen que ser revalorizados?, precisó.