Salud subió de 5 a 242 las máquinas de hemodiálisis

Juan René Castellón Quisbert

En el área de salud, Bolivia tuvo avances ponderables en los últimos 12 años. Entre los puntos destacables está, por ejemplo, el hecho de que en el país ahora se cuenta con 242 máquinas de hemodiálisis frente a las cinco que existían en el período 1993-2005. 

Esta información está consignada en la rendición pública de cuentas final 2017 del Ministerio de Salud. Para 2018 se programó la adquisición de otras 15 máquinas que beneficiarán a los enfermos renales, según la rendición pública de cuentas inicial 2018 de esa cartera de Estado. 

También es destacable que actualmente en el país funcionan 27 unidades de hemodiálisis, ya que hasta 2005 sólo existían tres en el territorio nacional. 

Para el presente año, el Ministerio de Salud programó la puesta en funcionamiento de otras dos unidades en el sector público. 
Con esos equipos, 3.800 pacientes se beneficiaron con un tratamiento hasta 2017.

Además, entre 2006 y 2017 se  instalaron 37 plantas de tratamiento de agua para las unidades de hemodiálisis. Y para 2018 se programaron otras dos.

Trasplantes gratuitos 

Otro programa que logró importantes avances en el sector renal son los trasplantes gratuitos de riñón, instaurados en el país desde 2013. 

Hasta fines de 2017, en Bolivia se efectuaron 184 trasplantes gratuitos financiados por el Ministerio del área, de los cuales 165 se realizaron con donantes vivos y 19 con cadavéricos.  

Antes del gobierno de Evo Morales, los pacientes debían pagarse los trasplantes renales, de acuerdo con la Ley 1716. 

Por contrapartida, para este beneficio, el Ministerio de Salud erogó 176,1 millones de bolivianos entre 2006 y 2017.

La insuficiencia renal crónica es una de las principales causas de morbilidad y muerte en Bolivia. Para enfrentar esta situación, el Gobierno impulsa el Programa Nacional de Salud Renal, cuyos frutos fueron señalados líneas arriba.

Otro punto que muestra progresos en el área de salud es la adquisición y distribución de ambulancias. Antes de 2005, en el país funcionaban 558 unidades, y entre 2006 y 2017 se adquirieron 1.514, lo que representa un crecimiento del 73% y una inversión de 622,6 millones de bolivianos.

Entre los aspectos que sobresalen en la gestión de salud del gobierno de Evo Morales está el incremento de la infraestructura hospitalaria.

Hasta antes de 2005, desde la creación de la República, en el país existían 2.875 establecimientos, pero tan sólo en 12 años de gestión se construyeron 1.032 primer, segundo y tercer nivel, un 50% más de lo que había hasta 2005.

Bs 40.232 millones para salud y educación

El Presupuesto General de la Nación (PGN) 2018 aprobado prioriza los sectores de salud y educación por encima de los de defensa y de gobierno. 

Para educación se prevén 21.430 millones de bolivianos o el 7,7% del Producto Interno Bruto (PIB) y para salud 18.805 millones de bolivianos o el 6,8% del PIB. Ambos suman 14,5%.

Agregados representan 40.232 millones de bolivianos; sin embargo, en 2005, ambos sólo llegaban a 5.515 millones de bolivianos, según datos del Ministerio de Economía. 

Esta priorización contrasta con los montos asignados a defensa y gobierno para 2018. Para el primero se destinaron Bs 4.979 millones y para el segundo, Bs 4.274 millones. En porcentajes, el primero representa el 1,8% del PIB y el segundo, 1,5%. Sumados llegan al 3,3%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *