Vicepresidente rinde homenaje a víctimas de la Masacre del Valle

 

L. F. C. R. – CAMBIO / EDICIÓN IMPRESA 

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, rindió ayer homenaje a los caídos en la masacre de Epizana y Tolata, el 29 de enero de 1974. El entonces presidente de facto Hugo Banzer Suárez ordenó la represión contra miles de campesinos que se resistían a la devaluación del boliviano, el alza del dólar y de los insumos de primera necesidad.

En instalaciones del coliseo cerrado del municipio de Tolata, departamento de Cochabamba, el también presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional recordó la movilización de los obreros y campesinos que hace 45 años (29 de enero de 1974) bloquearon la carretera en protesta por la pérdida de valor de la moneda nacional, el aumento de precios de los alimentos agroindustriales y el congelamiento de los insumos agrícolas.

García Linera relató a los presentes y estudiantes de distintas unidades educativas que a las 17.00 de ese fatídico 29 de enero de 1971, en medio de una persistente lluvia, descendieron efectivos del Regimiento Manchego, de las Fuerzas Armadas (FFAA), de caimanes, secundados de tanques. Un oficial se habría acercado con prepotencia e insultos a ordenarles que despejen la carretera, exigencia que no fue aceptada porque acordaron que en el lugar se reunirían con el dictador Banzer Suárez.

La negativa dio paso al uso de armas contra los movilizados, que en su mayoría recibieron impactos de bala en el pecho y las piernas, y se registraron decenas de heridos, muertos y desaparecidos.

??llovía y había sangre, las papas y el choclo no solamente recibían agua de lluvia sino sangre de campesinos, hace 45 años, en estas tierras del valle alto, se mataba a campesinos, se mataba a sus tíos, se mataba a sus abuelos, se estaba matando a compañeros?, precisó.

?Hombres y mujeres del campo, trabajadores, que producen alimentos con sus manos, fueron asesinados, ¿por qué?, porque reclamaban algo justo: que no suban los costos del azúcar, del arroz, de la harina, del trigo, del aceite, y los precios del producto agropecuario (habían sido) congelados y decían que eso era injusto?, añadió.

Dijo que el alza de los productos industriales al doble de su precio inicial motivaron las marchas y bloqueos, principalmente en Quillacollo, porque se afectaba la economía de los más pobres, a lo que se sumaron los campesinos. Banzer Suárez prohibió las protestas, bloqueos y dictó estado de sitio para justificar lo que después se conoció como la Masacre del Valle.

?Hubo muertos, eran quienes defendieron la democracia y la igualdad, sin la lucha de ellos no estaríamos aquí, seguiríamos siendo esclavos, aplastados, sin derechos; son esas valientes personas quienes dieron su vida, los que permitieron a la generación actual tener libertad?, aseguró García Linera.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *